domingo, 23 de febrero de 2014

Hablando de... "Las situaciones vivenciales"

Si hay cosas que me hagan sentir la realidad en la cara, casi golpeándome, es la edad en gran medida. Mi edad, mi situación escolar, mis investigaciones por la red acerca del futuro incierto en el que me podría posicionar y en fin, un montón de cosas.
Ya tengo mi credencial para votar, que acá en México es con lo que identificas que eres mayor de edad y puedes ir y comprar cerveza, cigarros y todas esas cosas, legalmente. Me da una risa, por que eso es lo que piensan las personas con las que hablo mucho, bueno eso, y también que ya podemos ir a la cárcel y morir dentro. Algo así. Bueno, claro que todo lo decimos en broma, aunque sea cierto.
La cosa es que ahora con esa tarjetita las cosas pintan distinto. Como que el mundo me ha despertado, me dice que ya no hay marcha atrás y que ya no soy una niña. Así que sí. Ya no puedes ver las cosas de la misma manera.
Así que mi siguiente paso, es ir por la licencia de conducir. Sé que no es cosa sencilla, menos para mi que con mis experiencias hasta el momento... Digamos que la mejor conductora ni de cerca lo soy. Pero mis ánimos están relucientes, y en una de esas aviso que ya puedo manejar un auto sin problemas (:D La esperanza muere al último). Luego está la cosa de ir a la ¡Universidad! Ya tengo todo elegido, plasmado y bien argumentado. (Jaja, al menos a mi forma de ver las cosas). Sólo espero que todo valla bien. Incluso me siento bien, me refiero a que, confío en mí. Curiosamente confío en que todo irá bien, como debe de ir.
En parte es así por que ya no le temo a las matemáticas, un día hablé con Montse, otro con mi madre, luego con mis compañeros más allegados de clase, y conmigo misma. Y luego en clase, pude entender las cosas sin tanto problema, no sé si es el simple positivismo o que trabajar bajo presión funciona, pero el punto aquí es que todo va muy bien, hasta hoy.

Llena de positivismo hoy. 
Y con altas expectativas.
Saya, se retira, hasta otra.
Bye!


Siempre hablando tarde...


-Ya han pasado muchos días desde que debí postearlo.
En fin. El blog ya tiene dos años. Y si hay algo digno de mencionar, es que por lo menos he crecido como persona, puesto que la vida me ha ido obligando a cambiar en algunos aspectos, yo me supongo que para mejor. Y es que cuando inicié en esto de blogger mis ideas eran otras, muy distintas a las actuales, escribía muy mal, en comparación con lo que me creo capaz de escribir ahora. Me parece que en ese 2012, tenía muchos pensamientos infantiles - que no digo que aun no los tenga- pero al menos, ahora veo las cosas un tanto distintas y reales, como el que puedo hacer más de lo que creo, que todavía puedo mejorar, que tengo muchas oportunidades de lograr grandes cosas, y no que solo se quede todo en mis ideas, ilusiones, pensamientos, etc. (ya vas entendiendo la idea ¿no?).  Y nada, que quería mencionarlo. Fin del asunto.
Gracias vida, por dejarme existir, por permitirme estar aquí y ver lo que me rodea.
¡Vamos por más años, que aun somos jóvenes!

Esto es lo que Saya quería decir.
Hasta otra.


sábado, 15 de febrero de 2014

Fue San Valentín

Ayer fue el día del amor y la amistad... "San Valentín" y no esperaba nada en especial, y bueno fue un buen día, y el caso de la entrada es solo para compartir unas imágenes de lo que recibí y lo que pude tomarle foto, se ve bien lindo, creo yo.



¿Qué tal lo pasaron?
P. D. ¿No creen que Chococat es muy tierno?
Y en esa cajita venían unas galletitas lindísimas y deliciosas, si no duraron ni un día...