domingo, 27 de enero de 2013

Escuchando: ''Love is all the same''

Tardé en descubrir esta linda canción, supongo que porque es interpretada por chicas que no conocía realmente...

Yo creo que lo que importa en esta canción no es el idioma, si no el mensaje... La letra vale tanto la pena.
Es realista, muy realista. Desde la primera vez que la escuché me llegó por completo... Es hermosa, porque dice la verdad respecto al ''amor'' de una manera sincera y digamos que no-cruel. No me interesa tampoco la popularidad que haya alcanzado, lo que me importa es lo que dice y que me convenció. ¡A escucharla mas veces! :D



Caer en lo que no quiero

En ocasiones pasa...
Dices lo que no querías decir
Haces lo que non deberías hacer... y lo haces, y lo haces y lo haces... eso suele ocurrir. Tus acciones son erróneas  lo que dices no es lo que pensabas bien, y no puedes parar de caer en lo mismo.
¿Mente débil?
¿O que es lo que pasa?
¿Porqué caemos tan seguido en esa monotonía?




sábado, 19 de enero de 2013

Pensando...

Me desperté con ganas de escribir algo.... y esto es lo que resultó.



La vida nunca es lo que esperamos que sea…
Siempre nos acapara con un sinfín de sorpresas; unas más agradables que otras.
No podemos esperar que sea todo el tiempo lo que uno quiere.

Hoy me he arrepentido de mis decisiones, pero eso es parte de vivir, hacer cosas de las que después nos arrepentimos. En este caso no me arrepiento del todo… porque sé que no puedo regresar nada de lo cometido, pero lo siguiente es no seguir por ese camino, porque me di cuenta de que no es lo que quiero así no lo quiero.

Está bien decidir que ahora no quiero lo que ayer si. Y es que es de humanos equivocarse en el camino. Es común que esto suceda… Así es como pienso. Y para mi no está mal pensar así.
No lo quiero, porque mi interior me dice que no es para mí. Eso no es lo indicado para mí. Y eso es todo lo que necesito saber. Alejarse.
Alejarse….
Alejarse.
No huir, no lo hago, no quiero huir, pero quiero que el camino que recorra sea el correcto, en el futuro vendrán mas errores, pero por ahora me doy cuenta de este error, y lo enmendaré así… Alejándome.
Perdón, válido pedir perdón, aunque eso no sea suficiente… Sé lo que me conviene o apenas me estoy dando cuenta de ello, y por ello me equivoqué ayer, pero lo enmendaré hoy, y los días que siguen.
Vivir feliz. Es lo único que quiero, y es lo que persigo. Dejando atrás las cosas, las personas, los eventos que no hagan de mi vida una experiencia dichosa…
Agradezco los momentos de los que voy aprendiendo, Gracias… y voy hacía algo mejor… la paciencia es lo que me acompaña.


Besos!!!!



jueves, 3 de enero de 2013

Gusto por Sufrir Capitulo 39

:D

39 Capturados…


Ahí estaba sin más. Cole rugiendo, amenazando al hombre que ya no tenía un brazo y su espesa sangre lo bañaba por un costado. Cole le mostraba los dientes, esos afilados y potentes colmillos, que no eran la causa de la sádica escena, pero bien podían costarle el otro brazo.
         -Debo ayudar.- Me susurró Josh. Más preocupado y tenso que antes.
Y se fue. Los truenos en el cielo comenzaron a amenazar con mayor potencia que el gruñido de Cole; acompañado del que creo que era Dick.
Y un hombre que estaba más cerca de Adam tomó una rama. Una enorme y afilada estaca. Derek saltó encima del otro sangrante. Cole fue por uno que vestía con ropa rasgada, mugrienta y en mayoría de color verde. Eran muchos, mas de diez, si contaba a los tres que ya estaban muertos, destazados en el suelo.
Mia estaba gravemente herida. Miriam peleaba contra la única mujer, muy alejada de mi posición. El hombre de la estaca fue contra Adam. Lanzó la rama contra su costado expuesto, no lo atravesó, pero lo hirió de gravedad. Maldije, dije cosas que no me arrepentí. Y el calor en mi cuerpo aumentó, a pesar de que pequeñas gotas de lluvia brotaban del cielo, mi piel estaba caliente, sentí coraje, rabia y demasiada impotencia.
“¡Debo moverme, Debería moverme!”
Él hombre volvió a intentar matar al lobo de ojos marrones. No pudo. Simplemente se miraban atentamente, Adam esperando el próximo ataque, y él rastreador ansiando poder matarlo de una buena vez.
La lluvia aumentó. Podía sentir como la lluvia en contacto con mi piel se evaporaba, era tanto mi coraje que ni el agua podía disminuir esa fluidez de energía. El suelo comenzaba a enlodarse, la sangre empezaba a caer.
Por fin pude verles, ahí peleando, intentando ganar algo, los Eternit estaban ahí, ese par de chicos. Pude sentir una línea que me unía a Patton, supe instantáneamente quien era, y supe que era como yo. El otro hizo una maniobra grácil y perfecta. Logró impedir que atravesaran a Adam. Y en su intento de alejarlo aun más, recibió de paga un puñetazo en el mentón. Lo hizo retorcerse en el suelo, el húmedo y terroso piso sonó como un niño brincando un charco.
Verle caer y escupir su propia sangre, no me hizo querer vomitar. Me hizo desear pararme, correr hacía el rastreador y romperle la cara.
Y me grité a mi misma, ya con el cabello y la blusa empapada.
‘‘¡Muévete! ¡No me jodas, muévete!’’

La lluvia escondía mis lágrimas, escondía el dolor que obligarme a estar de pie me había causado. Cuando me puse de pie, caí casi al instante en el suelo. Pero me creé una fe nula, una fe en mi misma. Fe en las palabras de Lucia.
¡Yo no estoy enferma! ¡Puedo moverme! ¡Rick es un idiota! 
Eso me dio la fuerza suficiente. Creí en mí, creí completamente en mi misma, en que fuese o no una Eternit, yo podía caminar. Y me puse en pie otra vez. Costosamente logré flexionar mis rodillas, mis tobillos y los dedos de mis pies, todos por sí mismos.  Y me di cuenta de que yo realmente no estaba inválida.

Los raspones en mis rodillas y antebrazos no importaron. Corrí como una loca frenética hasta encontrarme con Adam, el rastreador, y ese alusivo e interesante chico nuevo.
Adam lanzó un gemido -quería que me alejara- Luke, que no lo había visto hasta ese momento se puso frente a mi, incitándome a retroceder. Sus ojos morados me lo pedían. Soltó un lastimero quejido. Mostró su mandíbula, esbozó algo como un ladrido de perro abatido. Pero lo ignoré, seguí adelante, él de la estaca volvió a atacar, al tiempo que otro intento atacarme por detrás pero Luke le atravesó la traquea.
Yo realmente estaba loca, una completa tonta zafada, no tenía por que acercarme si no tenía ni idea de que hacer. Patton me miró, confundido, el tenía la misma conexión que yo, o al menos eso quería creer.
Me puse más cerca del tipo con la rama. Él chico del suelo me miró mas fascinado que confundido. Intenté golpear al harapiento, solo logré que me sacara de la jugada, me empujó, golpeándome con la gran rama recién cortada. Quedé incluso más lejos del chico y mas cerca del río, si caía ahí estaba perdida, no sabía nadar bien y la corriente era demasiado fuerte y la lluvia empeoraba todo.
Mis mejillas seguían calientes, mi coraje aumentó. No me iba a dejar vencer, todos estaban peleando a mí alrededor. Yo debía hacer algo. Patton lanzó una patada y me gritó:
         -¡Usa tu marca! ¡Ahógalo!
Él del suelo me miró desconcertado y yo pasé mi mirada de Patton, al otro, de Cole al rastreador, y a Adam. Que miraba con un solo ojo.
Me despabilé. Corrí y lo golpee en el vientre, él chico del suelo me ayudó, para bien y mal, él rastreador noqueó al chico justo antes de que lo hiciera conmigo. Y por fin comprendí.
Tomé al rastreador por el cuello. Mi energía se concentró en acabar con él. Mis ojos, mi marca oculta, mis hombros y mi piel ardieron, todo mi cuerpo deseoso de usar esa fuerza durmiendo en mi interior.
Mi vista y mi hombro derecho me quemaban en forma benigna. Una luz casi segadora me recorrió. No sabía si era bueno o malo, pero no parecía estar en mi contra.
         -¡Suéltalo!- Gritó Patton refiriéndose a mi poder, a eso saliendo de mí ser.
Pero no sabía como hacerlo. ‘‘Solo piensa que lo harás’’ Esa voz, era tan familiar, pero no mía, salía de mi cabeza, pero no la provoqué.
Parecía Jordan, parecía Connor. Pero no estaban ahí, no podía ver nada, pero sabía que no estaban, no los sentía.
Mis ojos se encendieron en una luz blanquecina y el tatuaje en mi brazo apareció ardiéndome, quemándome, doliendo igual o más que la vez en que Deborah lo hizo aparecer.
La fuerza y esa extraña energía pasaron de mi hombro hasta mi muñeca y luego de negarse en atravesar la palma de mi mano, lo hizo, llegó a la piel del rastreador y de su cuello salieron líneas; muchas grietas que bailaban en colores carmín y azul, una sinfonía que bailaba por su garganta. Algo cálido para mí, pero no para él, el tipo se retorcía de dolor, gritaba e intentaba soltarse, no pudo. Todo su ser, de principio a fin se quedó inmóvil. Ya no se escucharon quejidos y su cuerpo estaba frío; viscoso a mi tacto, junto a la lluvia. No supe que mas hacer y lo apreté con mas fuerza.
Al unir mis nudillos, él desapareció, se volvió un montón de granito en el fango. Mi piel volvió a ser mía, mis mejillas dejaron de arder y caí de rodillas. No vi la cara de Patton pero sabía que me decía ‘‘Bien hecho’’. 
Enterré mi cara entre mis manos, no había señal en ellas de que hubiese atacado a alguien, de que hace segundos hubiese acabado a alguien. Y simplemente no lo podía creer. Necesitaba un abrazo, uno fuerte, que me dijera que todo estaba bien, que hice lo correcto, pero nada.

Mis oídos se negaban a escuchar, mis ojos se negaron a ver. Y me quedé así. Exhausta. Sintiendo que vivía en un mundo falso, demasiado ajeno a la realidad. Los lobos, shadows, rastreadores, Eternit y demás no podían existir. No me lo había querido decir, por que creí que tal vez la mitad de mi vida era un mal sueño, un mal sueño como tantos otros que eh tenido en toda mi vida.
Pero al ver caer a mis amigos, al ver casi morir a Adam, al casi morirme y al ver morir a alguien… ¡Todo es real! Y no puedo hacer nada para cambiarlo.
Cuando escuche el chapoteo de rodillas contra el poco césped y la tierra mojada alejé mis pensamientos y volví la vista para ver a Cole, Dick, Derek y  Luke sujetando a los que eran fugitivos.
Los Rastreadores se habían ido. Solo cinco habían muerto. Patton ya estaba de pie siendo escoltado por Derek. Sabían que él no escaparía. Por otro lado él chico del suelo, él que me había ayudado, estaba sentenciado a permanecer en la tierra hasta que dejara de poner resistencia.
         -¡Vasta Jason, tenemos que ocuparnos de Adam!- Le pidió y gritó Luke. Mientras Jason trataba de soltarse.
Él rebelde tenía gran parte de su cabello lleno de lodo. La lluvia no paraba así que él no podría resistirse por mucho tiempo.
         -¿Estás bien?- Me sorprendió Cole.
No respondí.
         -¿Necesitas ayuda?- Insistió Luke para mí.
No hice caso, de que serviría responder, más heridos y faltos de ayuda estaban ellos.
         -¿Tu mandíbula está bien? - Me preocupé por Jason, que sí necesitaba que se preocupasen por él.
Pero no me respondió, solo me demostró indiferencia.
         -No te le quieras hacer amiga Mel. - Advirtió Dick. Al tiempo lo puso de pie sin tanto esfuerzo como parecía necesitar, lo llevó sujetándole ambos brazos. Como si fuese un reo.
Y al intentar levantarme, no pude. Y al intentar levantar a Adam como lobo aún, no pudieron, no por que estuviera pesado, si no por que no querían lastimarlo.
         -¡Dick!- Gritó Luke al tiempo que se le cayó la cabeza de las manos, Adam soltó un gemido.
         -Dick…- Todos me miraron, incluso Jason, pero rápidamente se voltearon ¡bien! Por que no les llamé.
Él se acercó, con Jason por delante. Se acercó un poco más y le dije quedo, (como si los demás no pudiesen escuchar ¡Ja, Ojala!)Era un intento.
         -No me puedo levantar.- Continué apenada.
Su mirada no se inmutó.
         - Aquí lo que harás Jason. ¡Llévala con Monique! Yo ayudaré a llevar a Adam y el cuerpo de… Mason.
Jason solo abrió los ojos como platos. No iba a protestar y aunque eso hubiese querido Dick ya se había alejado.
         -Creí que podías caminar. O este es mi castigo por ignorarte hace treinta segundos.
La voz de Jason no era más que un soberano quejido y carraspeo. Y a pesar de todo me levantó. Dick si que era muy inteligente, obligar sin esfuerzo a Jason para que me llevara de regreso era la mejor forma de hacerlo volver sin fuerza bruta.
Curiosamente, a pesar de todo lo ocurrido y que casi le rompen la belleza, me llevó en sus brazos con tanta delicadez y gracia que me sorprendió.





Nuevo año

Hay tanto, mucho o poco, pero hay cosas por hacer en este año...

Hoy mientras leía los pensamientos de unas amigas en sus blogs.... Y viendo otros cuantos, pude ver que esto de tener un blog... es una cosa de intercambios solamente... Tu escribes algo... y quizá alguien en otro lado lo leerá y comentará lo que opina, pero si tu no entras al suyo y comentas de regreso pues no comentará de vuelta en el tuyo. Claro, no tiene nada de curioso porque así es... casi siempre, omitiendo a lo que solo te leen y no tienen cuenta y firman como anónimo (cosa que veo en otros blogs) y así... Y me doy cuenta de que cada vez somos mas en la blogsfera, y cuan importante es para nosotros tener seguidores y un comentario de vez en cuento por nuestras entradas, ya que eso nos anima a seguir.
En fin... 
Ya llegó un año mas :D Y con ello, las ganas de seguir con este proyecto, aunque sea pausadamente no lo voy a dejar, aun así sean pocas las personas que me lean, solo, porque esto me gusta... me gusta escribir y... pues eso... tener donde plasmar mis ideas y que alguien por ahí las lea.