jueves, 6 de septiembre de 2012

Gusto por Sufrir 23vo Capitulo

:D Holisss!!!
Aquí un capi más


23 Extrañándolos


El frío comía mis mejillas aun. El cielo estaba tan oscuro, tan solo, allá arriba, sin una sola estrella. Mark estaba afuera del coche intentando crear figuras con su aliento.
         -¡Valla, creí que no saldrías nunca! O que inundarías el restaurante con tus lloriqueos.- Se burló, pintándose una graciosa sonrisa en el rostro.
         -Si, ya sabes, cosas de chicas.- Dije acercándome al auto.
Recorrí el auto hasta llegar a la puerta del copiloto. Mark subió unas cosas que había comprado. Y en eso los vi: Sam, Connor y Zack. Con un aspecto abrasador. Suéteres esponjosos. Sobre todo la sudadera de Sam.
         -Hola. ¡Mel! Que bueno verte. Ah pasado tiempo.- Dijo él al tiempo que me regalaba su abrazo.
         -Hola- Le respondí entusiasta- Si, valla que ha pasado tiempo. ¿Todo bien?
         -Pues sí, pasamos a comprar bebidas. Sodas, solamente, no pienses mal.
         -No lo hice.- Trataba de no ser alarmante. Solo alguien que confía plenamente en sus amigos. Nada de alcohol en esas bolsas, obvio no.
         -Me alegra que estés bien- Dijo Connor acercándose a mí, pero sin abrazo. Pensé en decirle ‘‘pues no tienes idea’’ Por que de verdad que no tenía idea de cómo estaban las cosas. No tenía idea de que yo me iba por estar en estado crítico.
         -Algo. Mejor que ayer, supongo.- Mirada y boca sonriente, transmitiendo confianza que no llevaba ni bajo la blusa.
         -¿Enserio, te pasó algo?- Intentó Connor.
         -No, no, tranquilo, creo que algo me hizo daño. Me sentía mal y terminé en el hospital. Pero, bueno que Mar les cuente. Ahora todo bien, ya no tienen que preocuparse. Claro, antes tampoco debieron.
         -Mel, apura el paso- Me advirtió Mark.
         -Si…- Respondí.
         -Con buena compañía ¿no es así?- Alarmó Sam.
         -Si, bueno, no, él es, el esposo de mi hermana- Sus miradas se calmaron de forma drástica.
         -Ah, ya lo recuerdo.- Dijo Connor.
         -Si, tú fuiste conmigo a la boda.
30 dic. 2011
Curiosamente, ese día él estuvo más tiempo conmigo que lo que Rodrigo debió. Connor intentó bailar conmigo, una de esas baladas románticas que siempre suenan en las fiestas, si en algún momento él me hubiese gustado, ese momento pudo haber llegado a ser romántico, pero no era el caso.
Ese día: Rodrigo, supuestamente en el baño, Connor conmigo. Carrie y Marisol también. Los demás, dijeron que no podían asistir; ahora creo que él que fuesen Shadows tenía algo que ver.
         -Así es.- Connor dijo, en tono temerario. Como si con eso tratara de no revelar cosas demás, ¿A Zack?
         -Oye, estamos aquí de paso.- Dijo Sam rompiendo el hilo silencioso.
         -Cierto ¿van a hacer algo? - Dije en formato de: interesada en eso.
         -Si, no mucho.- Siguió Sam, por que el chico de atrás no decía nada, ni siquiera se movía.
         -Vamos a casa de Jen, veremos películas- Dijo Connor.
         -Exacto. Y ¿Qué dices? ¿Quieres venir? - La invitación sacudió a los demás.
         -No, no puedo, pero disfrútenlo. Diviértanse mucho ¿si? Oh y… Sam, no les cantes una canción.
         -¿Qué dices? Todos me aman, cantando aun más.- Dijo Sam ardiendo de felicidad.
         -Si, mejor hazle caso- Le dijo Connor.
         -¡Mel, ya sabes que no soy yo, pero Jeannette llamó y… es mejor que nos vallamos. O se molestará.- Me avisó Mark.
         -Ya voy.- Le dije calmada, mirando en su dirección y ahora volviendo mi rostro a mis… recuerdos.- Bueno, debo irme. Por cierto- Elevé mi dedo para apuntarle a los tres.- Pase lo que pase, no quiero que crean lo contrario…
         -¿A qué?- Dijo Sam, arrugando su expresión, aun de noche eso era gracioso.
         -Son especiales para mí. - No conocía el impacto de mis palabras- Y los quiero, a todos. No importa que tan distintos seamos, eso no cambia lo que siento- Les regalé lo que puso ser una mirada sincera y una sonrisa.
         -¿Por qué lo dices? Nos seguiremos viendo, si no es mañana será el lunes ¿no?- Preguntó Connor.
         -Si, lo sé- Mentí- Pero nunca se los digo, y quiero que lo recuerden.- Y mi sonrisa del adiós. Deseando que fuera un hasta luego.


1 comentario:

  1. Oh...otra despedida...pobre Mel. Realmente es muy fuerte. Y despedirse de Zack...es demasiado triste.
    El final del capítulo te ha quedado muy emotivo, me ha encantado esa última frase.
    Me engancho a todo lo que escribes Saya ;)
    Bueno, ahora voy a ver si me da tiempo de leerme los siguientes.
    ¡¡Besitos!!
    By Myra

    ResponderEliminar