jueves, 6 de septiembre de 2012

Gusto por sufrir 24vo Capitulo


24 Extrañándote


Me acerqué al auto, no quería despedirme. Por detrás apareció Zack, impidiéndome siquiera abrir la puerta.
         -¡Hey!
         -¿Qué pasa?- Dije.
         -¿De verdad estás bien?
         -Si, ya se los dije. Todo bien.
         -¿Por qué no me respondiste? Esperé un mensaje de rechazo al menos. Y que no lo hicieras me preocupó.
         -Pues, mi celular estaba en casa. Yo en una cama de hospital. Lo siento pero no pude hacerlo. Y para cuando lo vi, supuse que era tarde para contestar.- Intenté sonar a ‘realidad’.
         -Bien, pues, ¿no me rechazas, verdad?
¿Cómo decirle que eso estaba haciendo? A pesar de lo que hubiese pensado… nunca pasaría algo más.
         -Tal vez. Oye tengo que irme, te veo- ¿Luego? ¡Hay por favor! Eso no iba a pasar- después- ¡Eso es casi lo mismo!
         -Si. ¿Crees que te pueda ver mañana?
¡No! No, no y no. Pero de verdad eso quería.
         -Quizá, tal vez no. Voy a casa de mi hermana.- Un tanto de verdad.
         -Esperaré por ti.- Cálida sonrisa, que me invitaba a olvidarme de mi misma. Me invitaba a ignorar la realidad.
         -Eso espero.- Dije contenta, ahí no mentí.
Deseaba de verdad que esperara por mí hasta que volviera, pero, tampoco podía atar a alguien a esperar lo que tal vez jamás ocurriría.
Me dejó contra el auto, aplastando el cristal, crujiendo bajo mi peso. Sentí sus fríos y suaves labios contra mi frente. Mis ojos frente a su cuello, incitándome a besarle. Y de forma instintiva lo rodeé con mis manos. Y como sí yo fuese una vampiro atractiva le besé un costado de su cuello tenía ahora la silueta de mis labios.
Él entrelazó su mano en mi cabello y lo dejó caer.
         -¿Por qué fue eso?- Me preguntó, en ese caso, yo debí hacer lo mismo.
         -Espero verte, en el futuro.- Que dramatismo estaba creando. ¡Valla, con mis pensamientos y frases, podrían hacer telenovelas fácilmente!
Abrí la puerta y entré en el auto, tan rápido como mis articulaciones me permitieron. Y cuando Mark aceleraba en reversa para ir a la calle, lo miré tan fijamente, él igual. No pensé que el entendiera la magnitud de las cosas. No creí que él supiera lo que seguía, eso me habría gustado y al mismo tiempo me gustaba que todo siguiera este aburrido y metódico curso.
Sin preguntas sobre el por qué de mi partida, o el por qué de mi fácil cambio de humor; en fin, las razones por las cuales yo era como siempre demostré y no como cualquier persona.
Ni Zack ni alguna persona se imaginaba de lo mucho que estaba extrañándoles, a pesar de no haber partido.





1 comentario:

  1. ¡Vaya! Este capi es mucho más emotivo que el anterior y eso que el otro también era muy triste.
    Ver a Mel debatiéndose entre lo que quiere y lo que debe hacer es muy interesante.
    Está muy bien escrito, las escanas en las que Mel muestra sus sentimientos se te dan de maravilla.
    Ahora me dan pena ambos. Zack y Mel. No sé a quién le va a resultar más duro. Mel con la culpa de haberle mentido o Zack con el sentimiento de traición.
    Me he enganchado totalmente,¡no puedo parar de leer! ¡¡Me encanta!!
    Qué pena que ahora deba ir a comer. No puedo seguir leyendo :(
    Está tarde continuaré con la lectura ;)
    ¡¡Besitoos!!
    By Myra

    ResponderEliminar