sábado, 8 de septiembre de 2012

Capitulo 5---- Hanna & Alexa


Y siguiendo sin elegir el nombre el capi  siguiente finalmente publicado :D

Enjoy!!!!!


5- Alexa


“Verter el contenido en una cacerola”- Bueno, algo así decía la envoltura de la cosa supuestamente comestible, según el empaque era algo así como sopa instantánea, pero yo por supuesto leí mal, por que lo único que debía hacer –y ya lo sabía- era calentar agua, agregarla al empaque y esperar hasta que esos fideos sintéticos estuvieran suaves y listos para arruinar mi sistema digestivo como venían haciendo todo el tiempo…

Judith, mi compañera de lengua extranjera dijo que vendría para terminar el proyecto de una buena vez y así no toparse conmigo otra vez, bueno eso no me lo dijo, pero yo lo sabía. No es que supiera todo, pero una vez que eres rechazada tres mil veces por ciertas personas, no es difícil que te des cuenta de lo que pasa; simplemente a la gente no le agradas demasiado. Es algo con lo que eh aprendido a lidiar.
         -¿Comiendo eso de nuevo Alexa? No creo que sea buena idea. – Me dijo el Señor Jeff entrando en la sala de estar.
         -Ya cenaré algo saludable…- Dije sosteniendo el cilindro de hielo seco, me quemaba las manos, casi podía sentir que el esmalte café de mis uñas derritiéndose.
         -¿Segura Alexandra? ¿No te escaparás de la cena otra vez? No creas que no lo noto, si sigues así voy a tener que llevarte con un nutriólogo, un psicólogo o lo que sea necesario. No vas a morir de hambre. No mientras yo este aquí para impedirlo.
Tomó un libro del estante al lado de la televisión y su agenda de la mesita de centro. Le dediqué una sonrisa hizo hincapié de su advertencia con su índice sobre mi y desapareció escaleras arriba.
Eso era muy lindo de su parte, preocuparse por mí, en lugar de preguntar por su hija. A veces él hacia eso, y me hacía sentirme como alguna especie de hija suya, pero nunca lo suficiente como para olvidar de donde vengo.

Obviamente me sentí mal, por que al finalizar la noche, yo no volvería a cenar, para mi estos fideos mal olientes eran demasiado para mi pobre vida.
***
         -No escuches si no quieres, pero por lo menos mira la cámara… ¡Sonríe!
Brenna siempre es entusiasta, la primer parte de su oración obvio que era para mí, pero el resto se perdió en mi mente, no entendí si me lo decía a mí o a Megan, que se cubría la cara con las manos, Denisse posaba para la futura fotografía y yo me cubría fantasiosa con un libro la mitad del rostro, me daba risa ver la expresión que todas teníamos en la cabecera de la cama de Brenna.
         -¡Chicas! Somos sexys, somos geniales. ¡No dejen que esta sea una foto mediocre!- Dijo Denisse.
Realmente me divertía estar ahí, fingiendo que mi vida podía ser por lo menos un poco feliz y despreocupada… ¡Es domingo! ¡Que rayos!
Le di un codazo a Megan para que de una buena vez se dejara tomar la fotografía.
Y así Brenna logró una pequeña sesión fotográfica.
Denisse, Yo, Megan y Brenna, aparecimos en las fotos.
Me sorprendió mi rostro, lucía tan feliz y alegre, que creí que  era otra persona. En las imágenes, aparecía con el cabello revuelto, asiendo muecas, revolviéndole el cabello a Megan, Denisse a mí, Brenna mirándonos como si fuéramos alienígenas; a veces asustada, sorprendida, supuestamente triste, pero lo hacía de manera tan divertida que no podía fingir.
         -¡Tendré un cien, no, un millón de calificación! Y descuida Megan, los del comité sólo me encargaron mostrar y rediseñar una imagen, así que todas las demás en las que apareces vergonzosamente no serán públicamente expuestas.- Aseguró Brenna.
         -Que graciosa.- Fulminó Megan.
         -Denisse, te encantan las fotografías pero… ¿Cuántas no te haz tomado en la vida?- Pregunté.
         -Oh vamos, nunca son suficientes, y en algún tiempo estaban mas de moda las pinturas, ¡Oh no hay nada como una buena foto! Rápida, segura y hermosa, no hay como disfrutar de eso, con las pinturas tienes que quedar inmóvil por horas… es por eso que siempre las disfruto.

Seguimos tomando fotos locas, todas sin sentido, pero con mucho al mismo tiempo, ya que, demostraban un pequeño trozo de nuestra amistad.
Y me decían que ellas se esforzaban por hacerme olvidar el peor rechazo de mi vida, ese que me ha obligado a querer morir.
Megan se ofreció a terminar el proyecto de lengua conmigo, y le agradecí por ello.




No hay comentarios:

Publicar un comentario